Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Pedro de Salazar y Toledo

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Fray Pedro de Salazar y Toledo (Málaga, 1630 - 1706), obispo de Salamanca y Córdoba y Cardenal.

Fray Pedro de Salazar y Gutiérrez de Toledo nació en Málaga el 11 de abril de 1630 y falleció en Córdoba el 14 de agosto de 1706.

Como hijo de padres pudientes se formó en la universidad de Salamanca y estando en esta ciudad ingresa en la Orden mercedaria. Estudió Teología y terminados sus estudios regresó a Andalucía para ser rector de Artes en la ciudad de Jaén, y posteriormente, ejerció el mismo cargo de rector, pero de Teología, en Málaga y en Sevilla. En Sevilla fue nombrado regente de estudios, comendador de Sevilla, secretario general, y finalmente,fue nombrado general de la orden en 1670, cargo que desempeñó hasta el año 1676. En 1676 fundó el Convento de religiosas mercedarias de San Fernando, de Madrid. Felipe IV lo designó su predicador, cargo que también desempeñó con Carlos II, hijo de Felipe IV. Al mismo tiempo tuvo el oficio de consultor de la Inquisición.

En 1680 es nombrado obispo de Salamanca y meses más tarde, obispo de la Capilla Real de Madrid. En 1686 es trasladado a a la diócesis de Córdoba, y meses después, se convierte en cardenal de la mano de Inocencio XI, quíen lo nombra Cardenal de la Santa Cruz de Jerusalén. Residió en Roma desde 1689 hasta1692. Durante ese período de tiempo, asistió a los cónclaves de los que salieron elegidos los papas Alejandro VIII e Inocencio XII. Creó en Córdoba un Hospital de Agudos, hoy en día convertido en Facultad de Filosofía y Letras.

Profundamente relacionado con la ciudad de Córdoba, auspició en ella notables obras, cuyos mejores ejemplos son el antiguo hospital de Agudos y el Palacio de la Merced. También apoyó la gran labor que el padre Cristóbal de Santa Catalina llevó a cabo en la ciudad, y tras su muerte, regresó a la ciudad y secundó la petición del Cabildo para beatificar al padre Cristóbal.

Murió en Córdoba el 14 de agosto de 1706 y fue enterrado en la Capilla de Santa Teresa de la Catedral, que él había fundado en 1697.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Cordobapedia, bajo licencia CC-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) y/o la licencia GFDL.