Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Programa de la Semana Cultural "Córdoba de Gala"

  • Domingo 2 de octubre.-
    • Concierto de Clara Montes con textos de poemas de Antonio Gala. Acto presentado por la ateneísta Carmen Galán (Lugar: Iglesia de la Magdalena. Fundación Cajasur. Horario: 20:00 h)
  • Lunes 3 de octubre.-
    • Homenaje poético ANTONIO GALA Y LA POESÍA. Con la participación de los poetas cordobeses Manuel Gahete, Juana Castro, Calixto Torres, Antonio Flores y Balbina Prior. Al finalizar la mesa redonda, Recitativo con acompañamiento musical de los alumnos del Conservatorio Profesional de Danza “Luis del Río”. Departamento de Danza Española. Coordina el Acto el ateneísta Manuel Gahete. (Lugar: Fundación Cajasol. Horario: 20:00 h)
.

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Renée Vivien

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Renee-Vivien.png

Renée Vivien, nacida con el nombre de Pauline Mary Tarn (11 de junio de 1877 - 10 de noviembre de 1909) fue una poetisa británica que escribió sus obras en idioma francés. En su producción, la peculiaridad y el simbolismo de su obra pertenecen a los últimos poetas en mantenerse leales a tal estilo. Sus composiciones incluyen sonetos, versos endecasílabos y prosa poética.

Infancia y juventud

Vivien nació en Londres, Inglaterra en el marco de una familia acaudalada, de padre británico y madre estadounidense de la localidad de Jackson (Michigan). Creció en París y Londres y tras heredar la fortuna de su padre a los 21 años, emigró para instalarse definitivamente en Francia.

En Paris, la manera en la que Vivien se vestía (a veces, con ropas de hombre) y vivía era tan notoria dentro del movimiento bohemio como lo eran sus versos. Vivió profusamente y como lesbiana reconocida, y mantuvo un importante amorío con la escritora y heredera estadounidense Natalie Clifford Barney. También desarrolló una obsesión que perduraría el resto de su vida con su amiga de la infancia y vecina, Violet Shillito, una relación que nunca se consumó. En el año 1900, Vivien abandonó este amor casto cuando conoció a Natalie Barney. Al año siguiente, Shillito murió de fiebre tifoidea, una tragedia de la que Vivien, llena de culpa, nunca se recobró.

Relaciones

A fines de 1901, la tempestuosa y a veces celosa relación con Natalie Barney ya había colapsado. Vivien consideró las infidelidades de Barney demasiado estresantes. Luego de romper con ella, fue Natalie Barney la que nunca se resignó a la separación. Hizo todo tipo de esfuerzos para recobrar a Vivien, que perduraron hasta su muerte. Esto incluyó enviar amigos comunes a visitarla (para hablar bien de ella) como flores y cartas rogándole a Vivien que reconsiderara su decisión.

En 1902, Vivien se involucró con la potentada Baronesa Hélène de Zuylen, una de los Rothschilds de París. Aunque era lesbiana, la baronesa estaba casada y era madre de dos hijos. Más equilibrada que Barney, Zuylen proveyó una gran cantidad de apoyo emocional y estabilidad a la relación. Su posición social no le permitía mantener una relación pública homosexual, pero Vivien y ella viajaban a menudo juntas y continuaron discretamente con su relación por unos cuantos años. En cartas a un amigo de confianza, el periodista francés Jean Charles-Brun, Vivien se consideraba a si misma casada con la Baronesa. Es posible que bajo el seudónimo Paule Riversdale, haya publicado poesía y prosa en colaboración con Zuylen. La verdadera naturaleza de estos trabajos es desconocida; algunos estudiosos en la materia creen que fueron escritos solo por Vivien. Incluso, cuando algunos libros fueron publicados bajo el nombre de Zuylen, se pudo tratar incluso del trabajo de Vivien.

Mientras mantenía una relación con Hélène de Zuylen, Vivien recibió una carta de una admiradora misteriosa en Constantinopla, la esposa de un diplomático turco llamada Kérimé Turkham Pasha. Esto propició una intensa y apasionada correspondiencia entre ambas, seguida de una serie de encuentros clandestinos. Kérimé poseía una gran riqueza cultural y educación al estilo francés. Sin embargo, vivía aislada, cubierta con un velo y sin libertad de tránsito a menos que se encontrara con su marido, de acuerdo a la tradición islámica. En 1907, la baronesa de Zuylen abruptamente abandonó a Vivien por un hombre lo que causó comentarios de todo tipo entre la camarilla lésbica. Humillada y en estado de shock, Vivien viajó a Japón y a Hawaii en compañía de su madre, contrayendo una grave enfermedad durante la travesía. Otro gran golpe fue cuando en 1908 Kérimé, luego de mudarse junto a su esposo a San Petersburgo, terminó con su relación clandestina.

Renée fue terriblemente afectada por éstas pérdidas lo que aceleró su mal estado a un decaimiento psicológico que ya venía gestándose con anterioridad. Esto la sumió en el alcohol, las drogas y las fantasías sadomasoquistas que poseía. Siempre excéntrica, comenzó a satisfacer sus más bizarros fetiches y neurosis. Misteriosos encuentros de carácter sexual, la dejarían sin resto por unos cuantos días. Organizó fiestas en las que compartía su champagne con invitados, sólo para abandonarlos cuando fuese tomada por un amante ocasional. Tras una larga depresión sumado a una serie de tendencias suicidas, se rehusó a ingerir una alimentación adecuada, un factor que eventualmente contribuiría a su muerte.

La gran escritora francesa Colette, quien fue vecina de Vivien de 1906 a 1908 inmortalizó este período en La Pura y la Impura, una colección de retratos literarios que muestran los aspectos del comportamiento sexual. El mismo fue escrito en los años 20 y originalmente publicado en 1932. Natalie Barney no coincidió con la caracterización de Vivien que Collete hizo pero aun así, es un pequeño documento que reconstruye una parte de la vida disipada de la poeta, escrito por uno de sus contemporáneos.

Viajes por el mundo

Vivien era una mujer de mundo y muy culta, especialmente para ser una mujer a fines de la Era Victoriana y los períodos Eduardianos. Pasó inviernos en Egipto, visitó China y exploró el Medio Oriente como también Europa y los Estados Unidos. Sus contemporáneos la consideraron hermosa y elegante, de cabellos rubios, ojos marrones con destellos color dorado en sus irises, de hablar suave y presencia andrógina. Antes de que su enfermedad se manifestase, tenía un cuerpo bien proporcionado y era alta. Vestía con ropas muy costosas y amaba particularmente la joyería Lalique.

Su hogar en París era un lujoso piso de apartamento en la avenida de Bois de Boulogne, número 23 (hoy Avenida Foch, Nº 23) con vista a un jardín japonés. Adquirió amoblamientos antiguos de Londres y exóticas obras de arte del Extremo Oriente. Gustaba de poseer gran cantidad de flores frescas y poseía una colección de estatuillas, iconos y Budas.

Enfermedad y muerte

Por sobre todas las cosas, Vivien romantizó la muerte. Mientras visitaba Londres en 1908 estando seriamente endeudada, intentó matarse tomando una gran cantidad de láudano. Al momento de encontrarla, se había recostado sobre un sillón con un ramo de violetas sobre su corazón. El intento fue fallido pero mientras estaba en Inglaterra, contrajo pleuritis. Tras su regreso a París, su salud se debilitó. De acuerdo al biógrafo Jean-Paul Goujon, Vivien sufrió de gastritis crónica debido a sus años de hidrato de cloral y abuso de alcohol. Las múltiples neuritis paralizaron partes de su cuerpo y hacia el verano de 1909, se desplazaba con la ayuda de un bastón.

Vivien murió la mañana del 10 de noviembre de 1909 a la edad de 32 años. La causa de su muerte fue reportada en su momento como "congestión pulmonar", pero lo más probable es que se debiese a un resultado de la neumonía complicada por el alcoholismo, el abuso de drogas y anorexia nerviosa. Fue enterrada en el Cemeterio Cimetière de Passy, en la misma zona residencial en donde vivió.

Durante su corta vida, Vivien fue una prolífica poeta que fue conocida como la "Musa de las Violetas", título proveniente de su amor por este tipo de flores. Su obsesión con las flores de Violetas (como también lo fue con el color violeta) era un recuerdo de su amiga de la infancia, Violet Shillito.

Toda su poesía es autobiográfica, escrita en idioma francés y parte ha sido traducida al español. Entre sus publicaciones se pueden nombrar a Cendres et Poussières (1902), La Vénus des aveugles (1903), A l'heure des mains jointes (1906), Flambeaux éteints (1907), Sillages (1908), Poèmes en Prose (1909), Dans un coin de violettes (1909), y Haillons (1910).

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.